Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra


Factores que afectaron la comercialización de vehículos en 2017


Imelda Flores


Recientemente se dieron a conocer las cifras anuales del sector automotriz, las cuales mostraron lecturas mixtas. Por un lado, la exportación y producción de vehículos registraron un récord en 2017, sin embargo las cifras sobre la venta de vehículos terminaron en números negativos.

Según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) las ventas de vehículos cayeron 4.6% durante 2017, rompiendo así con la tendencia positiva que había perdurado durante siete años. De junio a diciembre las ventas disminuyeron, comportamiento no visto desde el 2009 cuando el sector aún sufría las consecuencias de la crisis económica global del 2008. Por otro lado, la producción mexicana creció 8.9% y las exportaciones de las unidades aumentó un 12.1% durante 2017, pero ¿por qué los mexicanos no estamos comprando autos nuevos?

Informe Finestra

Diferentes causas provocaron un descenso en la comercialización de vehículos, siendo un factor importante el aumento de la inflación, la cual alteró el consumo de los mexicanos al reducir su poder adquisitivo.

La inflación se disparó a 6.77% desde niveles de 3.36% durante un año. Es importante mencionar que la cifra publicada por el INEGI se debe considerar como la inflación general, por lo que la inflación real de cada mexicano dista mucho del indicador oficial.

Ante el aumento sostenido en los precios de los productos, la población cambio sus estándares de consumo sobre todo la clase media. Respecto a la necesidad de adquirir productos de consumo básico cuyo costo se elevaba considerablemente cada mes y con un ingreso estable, la compra de productos nombrados bienes duraderos como computadoras, celulares y automóviles pasó a un segundo plano, ya que la cantidad destinada a su posible adquisición se reducía constantemente.

El sector automotriz también sufrió de una alta variación en los precios de los vehículos. Según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA) hasta noviembre del 2017 la inflación del sector se ubicaba en 6.78%.

Otro factor que influyó en el descenso de ventas de vehículos fue la incertidumbre en torno al futuro económico del país. Desde que inició la renegociación del TLCAN existen importantes dudas sobre si se logrará un acuerdo mutuo, lo que pone en espera a nuevos proyectos empresariales, por lo tanto, desciende la confianza del mexicano en adquirir nuevas deudas como créditos automotrices.

Informe Finestra

El aumento en los precios de la gasolina también pudo ser determinante en el descenso de ventas de vehículos. El 2017 inició con un aumento entre el 14% y 20% en el precio del combustible, iniciando paulatinamente la liberación de precios a nivel nacional, proceso que no daba certeza de un descenso en los precios ante la apertura del mercado a la competencia extranjera. Durante el año pasado en Jalisco, el precio de la gasolina Magna subió alrededor de 66 centavos y 61 centavos la gasolina Premium.

El sismo del pasado 19 de septiembre también afectó la adquisición de nuevos vehículos, principalmente en los estados afectados por el fenómeno natural. En septiembre las ventas de unidades cayeron un 11.5% y 10.2% en octubre.

En cuanto al financiamiento para la compra de vehículos, los mexicanos solicitaron menos créditos que el año pasado según la AMDA. De hecho, la reducción mensual en la venta de vehículos coincide con los mismos periodos de contracción de créditos automotrices. Si bien los descensos mensuales no esperan que se generen una cifra anual negativa, el avance entre 2016 y 2017 sería insignificante ante los incrementos de doble digito observados en años previos.

Hasta noviembre del año pasado el 71.3% de los créditos automotrices en el país fueron financiados por instituciones financieras, un 24.8% por bancos y 3.9% por empresas de autofinanciamiento.

Es muy posible que factores como la inflación y la incertidumbre económica relacionada al TLCAN, continuarán influyendo en la decisión de los consumidores antes de adquirir un vehículo nuevo durante este 2018. A lo anterior, se deberá de sumar el proceso electoral y los temores de quién será el nuevo presidente de México, porque de él dependerá la actividad económica del país durante los próximos años. Con tal incierto en el entorno económico para 2018, la AMDA estima que las ventas de vehículos crecerán solamente un 1% durante el año.





Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra
Año 9 Vol. 2     1 de Febrero de 2018
Informe Finestra

Informe Finestra

Factores que afectaron la comercialización de vehículos en 2017


Imelda Flores
Recientemente se dieron a conocer las cifras anuales del sector automotriz, las cuales mostraron lecturas mixtas. Por un lado, la exportación y producción de vehículos registraron un récord en 2017, sin embargo las cifras sobre la venta de vehículos terminaron en números negativos.

Según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) las ventas de vehículos cayeron 4.6% durante 2017, rompiendo así con la tendencia positiva que había perdurado durante siete años. De junio a diciembre las ventas disminuyeron, comportamiento no visto desde el 2009 cuando el sector aún sufría las consecuencias de la crisis económica global del 2008. Por otro lado, la producción mexicana creció 8.9% y las exportaciones de las unidades aumentó un 12.1% durante 2017, pero ¿por qué los mexicanos no estamos comprando autos nuevos?

Informe Finestra

Diferentes causas provocaron un descenso en la comercialización de vehículos, siendo un factor importante el aumento de la inflación, la cual alteró el consumo de los mexicanos al reducir su poder adquisitivo.

La inflación se disparó a 6.77% desde niveles de 3.36% durante un año. Es importante mencionar que la cifra publicada por el INEGI se debe considerar como la inflación general, por lo que la inflación real de cada mexicano dista mucho del indicador oficial.

Ante el aumento sostenido en los precios de los productos, la población cambio sus estándares de consumo sobre todo la clase media. Respecto a la necesidad de adquirir productos de consumo básico cuyo costo se elevaba considerablemente cada mes y con un ingreso estable, la compra de productos nombrados bienes duraderos como computadoras, celulares y automóviles pasó a un segundo plano, ya que la cantidad destinada a su posible adquisición se reducía constantemente.

El sector automotriz también sufrió de una alta variación en los precios de los vehículos. Según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA) hasta noviembre del 2017 la inflación del sector se ubicaba en 6.78%.

Otro factor que influyó en el descenso de ventas de vehículos fue la incertidumbre en torno al futuro económico del país. Desde que inició la renegociación del TLCAN existen importantes dudas sobre si se logrará un acuerdo mutuo, lo que pone en espera a nuevos proyectos empresariales, por lo tanto, desciende la confianza del mexicano en adquirir nuevas deudas como créditos automotrices.

Informe Finestra

El aumento en los precios de la gasolina también pudo ser determinante en el descenso de ventas de vehículos. El 2017 inició con un aumento entre el 14% y 20% en el precio del combustible, iniciando paulatinamente la liberación de precios a nivel nacional, proceso que no daba certeza de un descenso en los precios ante la apertura del mercado a la competencia extranjera. Durante el año pasado en Jalisco, el precio de la gasolina Magna subió alrededor de 66 centavos y 61 centavos la gasolina Premium.

El sismo del pasado 19 de septiembre también afectó la adquisición de nuevos vehículos, principalmente en los estados afectados por el fenómeno natural. En septiembre las ventas de unidades cayeron un 11.5% y 10.2% en octubre.

En cuanto al financiamiento para la compra de vehículos, los mexicanos solicitaron menos créditos que el año pasado según la AMDA. De hecho, la reducción mensual en la venta de vehículos coincide con los mismos periodos de contracción de créditos automotrices. Si bien los descensos mensuales no esperan que se generen una cifra anual negativa, el avance entre 2016 y 2017 sería insignificante ante los incrementos de doble digito observados en años previos.

Hasta noviembre del año pasado el 71.3% de los créditos automotrices en el país fueron financiados por instituciones financieras, un 24.8% por bancos y 3.9% por empresas de autofinanciamiento.

Es muy posible que factores como la inflación y la incertidumbre económica relacionada al TLCAN, continuarán influyendo en la decisión de los consumidores antes de adquirir un vehículo nuevo durante este 2018. A lo anterior, se deberá de sumar el proceso electoral y los temores de quién será el nuevo presidente de México, porque de él dependerá la actividad económica del país durante los próximos años. Con tal incierto en el entorno económico para 2018, la AMDA estima que las ventas de vehículos crecerán solamente un 1% durante el año.




Contacto

Informe Finestra

Desarrollada por Centro Creativo