Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra

Robo de identidad a la alza, recomienda prevenirse

09 de noviembre de 2016


El robo de identidad ha evolucionado y gracias a herramientas cibernéticas basta con obtener el NIP (Número de Identificación Personal) de una cuenta bancaria para suplantar a alguien; por lo cual se requiere fortalecer el renglón de la educación financiera, advirtió el doctor Mario Alberto Di Constanzo Armenta, presidente de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), quien subrayó que este delito no se trata sólo de alterar una identificación oficial.

Detalló que la Condusef ha recibido 3.6 millones de reclamaciones del sector bancario, es decir, se registró un aumento de 46 por ciento respecto al 2015. El promedio es de 14 reclamaciones por cada 10 mil operaciones. En el caso de fraude ha crecido 17 por ciento y el robo de identidad creció 10 por ciento.

“Ahora despojar del NIP es suficiente para robarle la identidad a una persona. Y eso se utiliza para vaciar cuentas o contratar productos y servicios. El robo de identidad está migrando de un robo tradicional entendido como la alteración de un documento oficial hacia el despojo de cuentas de NIP, con fraudes cibernéticos. Este delito se da con todo tipo de usuarios. Por eso se requiere mayor educación financiera”, explicó Di Constanzo.

Agregó que a pesar de que este delito se ha incrementado, no hay una ley federal que lo tipifique y lo combata.

“El robo de identidad es el uso no autorizado de los datos personales de un usuario para la contratación de productos y servicios financieros. Esto afecta moralmente a los usuarios y algo tenemos que hacer para regular el marco jurídico. Es un delito dinámico, importado de otros países y que está cambiando. Al grado de que en una acción cotidiana nos pueden robar la identidad”.

Di Constanzo aseguró que es ilegal solicitar información personal por teléfono o correo electrónico. Recomendó no realizar operaciones de banca por Internet en computadoras públicas y entrar a sitios seguros de comercio electrónico, además pidió no aceptar ayuda de ninguna persona en los cajeros, incluido el personal de las institucions bancarias y cambiar frecuentemente los NIPS.

“También debemos romper bien nuestros estados de cuenta, destruir plásticos y talonarios de cheques cuando ya no sirven. Estas son mafias que tienen gente en la basura buscado papeles para reconstruir datos”, apuntó.


Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra
Año 9 Vol. 3     1 de Marzo de 2018
Informe Finestra

Robo de identidad a la alza, recomienda prevenirse

09 de noviembre de 2016


El robo de identidad ha evolucionado y gracias a herramientas cibernéticas basta con obtener el NIP (Número de Identificación Personal) de una cuenta bancaria para suplantar a alguien; por lo cual se requiere fortalecer el renglón de la educación financiera, advirtió el doctor Mario Alberto Di Constanzo Armenta, presidente de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), quien subrayó que este delito no se trata sólo de alterar una identificación oficial.

Detalló que la Condusef ha recibido 3.6 millones de reclamaciones del sector bancario, es decir, se registró un aumento de 46 por ciento respecto al 2015. El promedio es de 14 reclamaciones por cada 10 mil operaciones. En el caso de fraude ha crecido 17 por ciento y el robo de identidad creció 10 por ciento.

“Ahora despojar del NIP es suficiente para robarle la identidad a una persona. Y eso se utiliza para vaciar cuentas o contratar productos y servicios. El robo de identidad está migrando de un robo tradicional entendido como la alteración de un documento oficial hacia el despojo de cuentas de NIP, con fraudes cibernéticos. Este delito se da con todo tipo de usuarios. Por eso se requiere mayor educación financiera”, explicó Di Constanzo.

Agregó que a pesar de que este delito se ha incrementado, no hay una ley federal que lo tipifique y lo combata.

“El robo de identidad es el uso no autorizado de los datos personales de un usuario para la contratación de productos y servicios financieros. Esto afecta moralmente a los usuarios y algo tenemos que hacer para regular el marco jurídico. Es un delito dinámico, importado de otros países y que está cambiando. Al grado de que en una acción cotidiana nos pueden robar la identidad”.

Di Constanzo aseguró que es ilegal solicitar información personal por teléfono o correo electrónico. Recomendó no realizar operaciones de banca por Internet en computadoras públicas y entrar a sitios seguros de comercio electrónico, además pidió no aceptar ayuda de ninguna persona en los cajeros, incluido el personal de las institucions bancarias y cambiar frecuentemente los NIPS.

“También debemos romper bien nuestros estados de cuenta, destruir plásticos y talonarios de cheques cuando ya no sirven. Estas son mafias que tienen gente en la basura buscado papeles para reconstruir datos”, apuntó.



Contacto

Informe Finestra

Desarrollada por Centro Creativo